• El Marginal

Alianza por la vida: comunicado revistas estudiantiles

Desde el pasado 28 de Abril de 2021, Colombia se ha volcado a las calles en un Paro Nacional Indefinido para, en primer lugar, rechazar el proyecto de Ley de Reforma Tributaria, propuesto por el gobierno de Iván Duque, y, a consecuencia de la brutal represión del Estado contra la manifestación popular, para exigir respeto por la vida. El resultado de una protesta que se ha mantenido firme durante varios días ha sido aproximadamente, hasta el 4 de mayo, según la ONG Temblores: 216 heridos, 10 casos de violencia sexual y 31 víctimas de violencia homicida, todos por parte de la policía. Como revistas estudiantiles vemos con preocupación y repudiamos los actos de violencia estatal contra ciudadanos que ejercen su derecho a la protesta en contra de un Estado Criminal, violencia que llevamos viviendo en el marco de una movilización social de largo aliento que ha dejado a su paso otros muertos que también recordamos.


Como estudiantes y revistas de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Externado de Colombia no podemos permanecer indiferentes antes estos actos atroces, y guardar silencio sería pecar por complicidad. Como científicos sociales tenemos una responsabilidad no solo con la comunidad académica, sino también con el pueblo. No tendría sentido estudiar la sociedad colombiana desde el aula, hablar libremente desde la academia, y no sentir en carne propia sus dolores y tristezas. En este orden de ideas, como revistas estudiantiles, nos solidarizamos con el Paro Nacional, con las familias de los compañeros fallecidos, y con el escenario de Paro Estudiantil que hoy se adelanta en diferentes espacios institucionales impulsado por nuestra facultad, haciendo de este un momento histórico dedicado a la participación activa y la reflexión crítica. Hoy hacemos un llamado a la empatía y a la memoria, para no perpetuar un Estado indolente que se sostiene con los muertos que lloramos.


Nuestra postura crítica a partir de estos sucesos no puede desligarse de la labor de las Ciencias Sociales que hemos llevado a cabo en una facultad que abandera la interdisciplinariedad, apoyando y resaltando las acciones que se pueden tomar desde diferentes campos del conocimiento, y transitando por encima de las barreras disciplinares. Es por ello que el lugar desde donde nos enunciamos como revistas nos lleva a apoyar la movilización desde el ejercicio editorial y desde nuestras correspondientes disciplinas:


La sociología, al igual que las otras ciencias sociales, se plantea la movilización ciudadana como mecanismo de participación y manifestación de los sentires de un pueblo que expresa activamente sus inconformidades frente a unas estructuras que desde sus cimientos se plantearon de cara al pueblo, pero con el tiempo han tomado caminos guiados por intereses particulares. La coyuntura nacional actual, que además se ha extendido por toda Latinoamérica, le exige a las sociologías pensarse dichas estructuras de poder, quiénes están detrás y qué es lo que el pueblo adolece, para ir más allá del comprender, y pasar al hacer. No son eventos aislados y, por lo tanto, las movilizaciones sociales son las principales fuerzas históricas impulsoras de un cambio dirigido contra el poder, que es del pueblo, acumulado en pocas manos. Más que científicos (lo que sea que este término implique), somos humanos con sentires y un corazón que le pertenece a esas luchas que hemos librado por mucho tiempo.


La Historia se ha planteado ver los cambios y las transformaciones del humano en el tiempo, no solo para archivar extensos libros en grandes bibliotecas sino para ser conscientes de que ésta se escribe y se hace en las calles. Como Lucem, rechazamos la idea de la historiografía tradicional de que los acontecimientos deben enfriarse o estar distantes en el pasado para ser objeto de la Historia; cuando el objeto de nuestra disciplina es la Historia misma, y por ello parte del oficio del historiador consiste en escribirla sobre la marcha. El concebirnos como sujetos históricos, nos debe llevar a entender que tenemos agencia sobre los procesos que pretendemos estudiar, y lo único que no nos pueden arrebatar es el es el derecho a salir a la calle a ejercer esa agencia, así como lo único que no pueden fusilar son nuestras ideas.


La antropología pone como centro a la vida junto con sus prácticas sociales y culturales que se van configurando alrededor de la manifestación y la organización social. Así, nuestra atención está centrada en los sentidos cotidianos del movimiento: en los sonidos, en los carteles, en las arengas, en los instrumentos y en cualquier expresión de cohesión y fragmentación social. Esto va construyendo los sentidos de la vida desde las gentes en medio de un Paro Nacional que además de no merecer caer en el olvido, son potenciales para la transformación. Todo lo anterior dejando como eje central la diferencia históricamente silenciada y marginada, y que desde nuestras esperanzas de cambio y movimiento invitan a la consolidación de configuraciones culturales en las que se reflejen los diversos modos de vida, resistencias, necesidades y complejidades de esta Colombia en constante cambio.


La geografía, en esta cruenta coyuntura, plantea hilar las diferentes escalas espaciales y así expresar, en sus diversas manifestaciones, cómo las violencias tienen una respuesta diferencial en el espacio. La revista Ecúmene, tiene como uno de sus objetivos incluir la mayor cantidad de voces que vengan de diferentes lugares para crear lazos entre la academia y otras formas de creación de conocimiento. Es por eso que consideramos a la geografía una herramienta que ayuda entender cómo la movilización social que vivimos quiere revertir la concentración de poder que no va acorde a los intereses del ciudadano/a y que, a través de la manifestación social, el espacio físico clama al control de quien lo habita. Por último, como revista invitamos a salirnos de lo disciplinar y lo institucional para abrir el diálogo al habitar y conocer del arte, la música, lo tradicional y lo nuevo.


Somos una red de articulación, es decir, estamos abiertos a divulgar comunicados no solo desde el área social sino también desde la multiplicidad de enfoques que este paro conlleva. Es por eso que como revistas abrimos nuestros canales de comunicación para apoyar los estatutos informativos del Paro Nacional Indefinido, así como las reflexiones que se generen desde el estudiantado y el profesorado en el marco de la movilización y la semana de cese de actividades académicas. Por ende, resulta menester que las tres revistas creemos un espacio de recepción de artículos, poemas, pensamientos, dibujos y demás expresiones, fomentando nuestro papel como estudiantes, sujetos políticos y ciudadanos activos.


En estos días nos alejamos de las páginas de nuestras revistas para acercarnos a las calles y a la realidad de nuestro país. Esperamos establecer un espacio de resistencia y reflexión, invitándolos al autocuidado y al cuidado de las personas que los rodean. No hay garantías cuando se irrespetan los derechos humanos. Mucha fuerza para los tiempos que se avecinan, sigamos marchando con amor y resiliencia. LA HISTORIA SE HACE EN LAS CALLES. NO ESTAMOS SOLOS.


¡¡¡VIVA EL PARO NACIONAL!!!




Firmantes







En conmemoración a los jóvenes asesinados en las protestas hasta el día 04 de mayo de 2021, pues lamentablemente no paran. Recordamos sus nombres.



Michel David Reyes Pérez

Juan Diego Perdomo Monroy

Cristian Alexis Moncayo Machado

Pol Stiven Sevillano Perea

Yarli Parra Banguera

Marcelo Agredo Inchima

Einer Alexander Lasso Ocampo

José Augusto Ortiz Cortés

Kevin Yair González Ramos

Santiago Andrés Murillo

Nicolás Guerrero

Brayan Niño

Jefferson Alexis Marín Morales

Jesús Flórez

Daniel Felipe Azcárate Falla

Edwin Villa Escobar

Miguel Ángel Pinto Mona

Dadimir Daza Corr


***


Entrada destacada
Nube de etiquetas